que


que
(Del lat. quid.)
pronombre relat
1 El cual, lo cual, los cuales, las cuales:
el perro que me regalaron se escapó.
conjunción
2 Introduce una oración subordinada sustantiva:
me dijo que vendría; quiero que estudies.
3 Enlaza el verbo con otras partes de la oración:
en seguida que lo vi.
4 Introduce oraciones que son consecuencia de una afirmación, deseo o voluntad no expresada pero sobreentendida:
¡que a mí me tenga que suceder esto!; que érase que se era.
5 Indica deseo, ruego o mandato:
que pase el siguiente; que salgas, te digo.
conjunción comparativa
6 Indica el segundo término de una comparación de igualdad, superioridad o inferioridad:
es más alto que Pedro; es tan alto que asusta.
conjunción causal
7 Porque, puesto que:
me iré pronto, que me esperan en casa .
conjunción final
8 Para que:
ve que te vea el médico; dio voces, que le abrieran.
conjunción
9 Introduce el segundo término de una relación de consecuencia entre dos ideas:
llueve tanto que no sirve de nada el paraguas.
conjunción adverstativa
10 O, ora, ya:
quieras que no quieras tiene sus razones.
conjunción
11 Y, y otra vez, y más:
anda que te andarás llegaron a un pequeño poblado.
12 Indica énfasis o refuerzo en la negación, afirmación u orden expresada:
que no y que no, que no lo vas a lograr; ¡que vengas te digo!
13 Tanto que, de tal manera que:
canta que da gusto oírle; corre que se las pela.
14 Igual que, lo mismo que:
éste es otro que tal; una que otra, no importa.
15 Sin que:
no sucede nada que no esté escrito en las estrellas.
REG. PREPOSICIONAL + no
16 Forma parte de locuciones conjuntivas o adverbiales:
a menos que llame; con tal que.

FRASEOLOGÍA
locución conjuntiva
a que Para la finalidad que se expresa:
fui al dentista a que me sacara una muela.
locución conjuntiva
a la que Expresa un sentido temporal:
a la que te das la vuelta, ya te están criticando.
el que más y el que menos Cada uno o todos, sin excepción:
el que más y el que menos tiene secretos inconfesables.
locución conjuntiva
para que Indica finalidad o razón de algo:
ven para que pueda verte.
locución conjuntiva
que no Indica contraposición de ideas:
tú lo has dicho, que no yo.
locución adverbial
o no que Intensifica aquello que se afirma o se niega:
sí que vendrá.

* * *

que (como pron. rel., del lat. «quem», acusativo de «qui»; como pron. interr., del lat. «quid»; como conj. completiva, del lat. «quid» interrogativo; y como conj. comparativa, del lat. «quam», conj. comparativa)
1 (sin acento ortográfico) pron. rel. Como pronombre relativo tiene dos funciones: «especificativa» y «explicativa». En la primera «especifica» a qué individuos de los designados por el antecedente se refiere el que habla: ‘Los excursionistas que estaban cansados (no todos los excursionistas, sino sólo los que estaban cansados) se quedaron en el albergue’. En la segunda explica algo relativo a todos los seres designados por el antecedente: ‘Los excursionistas (todos los excursionistas), que estaban cansados, se quedaron en el albergue’; para diferenciar un papel de otro, en el segundo caso se pone una coma delante y otra detrás de la explicación. ⊚ (inf.) Una construcción ponderativa muy típica y graciosa es aquella en que el antecedente es un adjetivo (puede serlo también un adverbio, aunque no es tan frecuente), un nombre de cualidad sin artículo o una expresión de situación o de actitud: ‘Castizo que es el muchacho. Talento que tiene este cura. Listo que es uno. Ganitas de jugar que tiene la niña’. Sus equivalentes serían: ‘Es que el muchacho es muy castizo. Es que yo tengo mucho talento. Es que soy muy listo. Es que la niña tiene muchas ganas de jugar’. El tono jocoso de la frase se aumenta construyéndola, como en los ejemplos citados, en tercera persona, aun refiriéndose a uno mismo o a la persona a quien uno se dirige; pero esto no es forzoso.
2 (con acento ortográfico) pron. interr. Representa una cosa, cualidad o determinación no expresadas o por las que se pregunta. Completamente solo, «¿qué?» se emplea en lenguaje conversacional familiar para preguntar por cualquier cosa dicha antes por el interlocutor y que no ha sido entendida o se desea aclarar o confirmar. ⊚ Puede también llevar delante la conjunción «y», y, entonces, lo que se implica en el pronombre interrogativo no es algo ya dicho, sino una información complementaria que se espera: ‘Ayer hablé con él. —¿Y qué?’. La expresión «¿y qué?» equivale también a «¿qué importa?». ⇒ Y eso qué, y a [ti, etc.] qué. ⊚ Empleado delante de un verbo, equivale a «qué cosa»: ‘¡Qué me dices? ¿A qué vienes? ¿De qué me estás hablando?’. ⊚ A veces forma interrogaciones que implican una negación: ‘¿Qué puedes decirme que yo no sepa?’. ⊚ adj. interr. Precede a un nombre y representa una cualidad o determinación de éste no sabidas: ‘Dime qué traje vas a ponerte. ¿Qué autobús es aquel?’. En esta función y construcción hay otro relativo equivalente, «cuál, cuáles»; pero «qué» es mucho más usado. En lenguaje conversacional se emplea en vez de «cuánto» e, incluso, de «cuántos»: ‘¿Qué dinero me diste? ¿Qué años tiene ya tu padre?’. ⊚ A veces, se emplea con el significado de «qué clase de», envolviendo en ocasiones un sentido despectivo: ‘Me gustaría saber con qué gente va. ¿Qué manzanas me traes ahí!?’. ⊚ pron. interr. Se emplea en lenguaje coloquial precediendo a lo que constituye propiamente la pregunta; en la enunciación puede tener un leve tono interrogativo; pero en la escritura se pone fuera del signo de interrogación: ‘Qué, ¿estás decidido?’.
3 (con acento ortográfico) adj. excl. Con el mismo significado y la misma construcción que en las expresiones interrogativas se emplea «qué» en exclamaciones directas o indirectas, representando una cualidad que no es expresa, por la cual se manifiesta ponderativamente asombro, miedo, enfado, pena o cualquier otro sentimiento: ‘¡Qué concierto! ¡Qué vino! ¡Qué tormenta se prepara!’. Cuando el nombre a que precede es de sentimiento o actitud, la cualidad representada es «grande»: ‘¡Qué alegría! ¡Qué miedo! ¡Qué risa! ¡Qué rabia! ¡Qué gracia!’. En esta forma, o sea, precediendo a un nombre solo, lo mismo puede expresar admiración que enfado o censura: ‘¡Qué hombre! ¡Qué tiempo!’. ⊚ Precediendo a un adjetivo equivale a «cuán»: ‘¡Qué magnífica vista! ¡Mira qué triste viene!’. A veces, la cualidad que provoca la exclamación se expresa a continuación del nombre, con los adverbios «más» o «tan»: ‘¡Qué casa tan alta! ¡Qué niño más pesado!’. Con «de» pospuesto expresa número y equivale a «cuántos»: ‘¡Qué de cosas te diría!’. Puede emplearse en la misma forma con nombres colectivos: ‘¡Qué de gente va en el entierro!’.
4 (sin acento ortográfico) conj. Forma oraciones que son complementos de otra. Mediante «que» una oración con el verbo en forma personal queda apta para ser usada como complemento directo, como si el verbo estuviera en infinitivo, que es la otra forma de oración sustantiva: ‘No le dejó que viniera’ equivale a ‘no le dejó venir’. También resulta utilizable como sujeto: ‘Que no entiendes nada de eso está bien claro’; particularmente, de verbos terciopersonales: ‘Es que yo no lo sabía. Hay que decírselo. No hace falta que vengas’. En realidad, admite esta misma interpretación la composición de «que» siguiendo a una preposición o expresión prepositiva.
5 Un empleo propio de «que», indudablemente conjuntivo, es enlazar el verbo «tener» como auxiliar con otro, formando la llamada conjugación de obligación: ‘Tengo que marcharme’.
6 Se emplea en vez de «y» para unir una oración afirmativa con otra negativa con el mismo verbo, que se le contrapone: ‘Necesito dinero, que no consejos. Lo dijo él, que no yo’.
7 Puede sustituir a cada una de las dos partes de las expresiones correlativas de significado *concesivo «lo mismo si... que si...», «tanto si... como si...», etc., poniendo el verbo en subjuntivo: ‘Que ría o que llore, se lo tengo que decir’. Cuando la segunda oración tiene el mismo verbo que la primera, en forma negativa, puede suprimirse el primer «que»: ‘[Que] le guste que no le guste, se tendrá que aguantar’; esta construcción es particularmente frecuente con el verbo «querer»: ‘Quieras que no quieras, te lo hará comer’. Puede suprimirse también el segundo verbo: ‘Quiera que no [quiera], tendrá que venir’. ⊚ Antiguamente, se empleaban expresiones concesivas con «que» de forma algo distinta: ‘Barbadas o lampiñas que seamos las dueñas, también nos parieron nuestras madres’ (Quijote).
8 Forma expresiones frecuentativas o *reiterativas de sentido ponderativo: ‘Está dale que le das al latín. Se estuvieron habla que habla hasta las tantas de la noche’. A veces, el segundo verbo se pone en futuro: ‘Se pasó toda la noche llora que te llorarás’.
9 También puede, en lenguaje coloquial, hacer el papel de conjunción *hipotética: ‘Que nos cansamos... nos quedamos a dormir en algún sitio del camino. Que no puedes venir... me avisas’.
10 Hay infinidad de giros o expresiones formadas con la conjunción «que» y un elemento básico constituido por una preposición, un adverbio o un nombre, con las que se expresan multitud de relaciones: ‘Me iré sin que se enteren. Volveré antes que anochezca. Luego que llegaron. De manera [o modo] que. Al punto que. Como quiera que. De suerte que. Al tiempo que. A la vez que’. No es descaminado interpretar las expresiones conjuntivas de esta clase en que hay un nombre como esquematizaciones de oraciones en las cuales «que» sería un pronombre relativo que tendría como antecedente el nombre en cuestión; lo cual suministra otro punto de tránsito entre el «que» pronominal y el «que» conjuntivo. ⇒ Conjunción.
11 «Que» enlaza oraciones en que se establece una comparación, generalmente con el verbo de la segunda sobreentendido: ‘Está más alto que [estoy] yo. Toledo está más cerca que [está] Salamanca’. Cuando la comparación es de igualdad, el enlace se realiza con «igual [o lo mismo] que», expresión equivalente a «como»: ‘Te pasa lo mismo que a mí’. ⇒ Comparación.
12 Se usa con significado consecutivo en correlación con las expresiones «de tal manera, de tal modo, tal, tan (con un adjetivo), tanto» puestas en la primera oración: ‘Me dijo tales cosas que no supe qué contestar. Su atrevimiento es tan grande que no me extrañaría que hubiese dicho eso’. También puede considerarse como consecutivo el «que» de giros tales como ‘huele que apesta, tiene un genio que no hay quien le aguante’.
13 Se construye a veces con un verbo de conocimiento o percepción en subjuntivo, introduciendo una restricción o limitación: ‘Que yo sepa no ha venido nadie. Que tengamos noticia, no se ha dado ninguna orden referente a eso’.
14 Detrás de una frase negativa y con el adverbio «no» pospuesto, equivale a «sin que»: ‘No voy una vez al cine, que no haya cola para comprar la entrada’.
V. «¡A que...!, ¿A qué...?, ¡A que sí!, ¡A qué [viene]...!».
A la [o lo] que. Expresión popular que equivale a «*cuando»: ‘A la [o lo] que yo llegué ya había acabado todo’.
V. «ahora que, algún [o alguno] que otro, bien que, el caso es que».
¡Con lo que...! Exclamación de *queja o censura porque cierto resultado o cierto suceso consabido no corresponde a la cosa que se expresa: ‘¡Con lo que yo le quiero! ¡Con lo que él se ha sacrificado por todos!’.
V. «¿a qué conduce?, dado que, el qué dirán».
El que más y el que menos. *Quien más, quien menos.
V. «y eso que..., ¿y eso qué?, estar que, que hacer, hacer como que, ¡qué va!, mal que, de manera que, más que, por más que, a menos que, a qué, de modo que, por mucho que, ¡ni que...!, ¡a que no!».
Por qué [o ¿por qué?]. Expresión interrogativa que se emplea en preguntas directas o indirectas y en explicaciones indirectas: ‘¿Por qué no viniste? Me gustaría saber por qué lo dijo. Me explicó por qué estaba aquí’.
¡Qué de...! V. «que» (3.ª acep.).
Que para qué. Expresión ponderativa familiar que se pospone a la palabra que expresa lo que se quiere ponderar: ‘Tiene unos humos que para qué’.
Que si... Expresión frecuente en lenguaje familiar para iniciar la referencia a cada una de las cosas que se cuentan como dichas por otra persona: ‘Con que si tiene mucho trabajo, que si ha estado malo, que si ha tenido mala a su mujer... el caso es que aún no lo ha hecho’. ⇒ Que si fue que si vino, que si tal que si cual.
V. «es que, qué hay, qué hubo, a qué santo, a santo de qué, a no ser que, ¡a que !, [o pues ] que, a qué son, a son de qué, ¿qué tal?, a ti qué, todo lo que, ¿a qué viene?, a vosotros qué, ya que».
Notas de uso
Su función, como en latín, es originariamente de pronombre. La evolución semántica por la cual ha llegado a transformarse en conjunción, completiva o comparativa, no obedece a un proceso lógico de tan fácil comprensión como el de la generalidad de las evoluciones de esa clase; pero esta duplicidad de funciones no es una particularidad de determinada lengua sino un fenómeno lingüístico que puede llamarse general.
Si no explicarse lógicamente, paso a paso, la transformación del «que» pronombre (representante de un nombre y en papel de sujeto o complemento) en «que» conjunción (vínculo entre dos verbos), sí es posible encontrar explicable ese paso intuitivamente.
Tenemos, en primer lugar, las parejas formadas por el «qué» interrogativo y el «que» con que se le responde; en la interrogación «¿por qué?», «qué» es un pronombre equivalente a «¿qué cosa?»; y, en la respuesta «porque» (= «por que»), «que» es una conjunción que afecta a algún verbo y es como un eco del «qué» interrogativo y con su mismo contenido ideológico. Relación semejante existe entre el «qué» de ‘¿qué le has dicho?’ y el «que» de ‘le he dicho que venga’.
En las expresiones «haber que» y «tener que» es evidente que la partícula ha tenido en su origen papel netamente pronominal (de complemento): ‘Haber qué comer, tener qué decir’; pero, por un proceso expresivo no extraño, el hablante ha pasado a añadir un nuevo complemento al verbo, diciendo ‘hay que decir la verdad, hay que comer pan’; entonces, los verdaderos complementos son «verdad» y «pan», que lo son de «decir» y de «comer». Y «hay» ha quedado como verbo auxiliar en las locuciones ‘hay que decir, hay que comer’, donde «que» hace de vínculo entre los dos verbos, es decir, de conjunción.
Para completar los ejemplos anteriores, véanse más adelante, en el apartado correspondiente a «que» pronombre relativo, las frases de la forma «dar que hablar, dar que reír», etc.; y en el grupo de usos de «que» conjunción que siguen al de «que» conjunción completiva, el caso de «que» pospuesto a un nombre, tales como ‘al punto que, al tiempo que, a la vez que’.
Como pronombre relativo tiene dos formas: con artículo y sin él.
«Que» sin artículo.— Es el único relativo que se emplea como sujeto de una oración especificativa, tanto para cosas como para personas: ‘He encontrado el libro que me hacía falta. El señor que vino ayer’. También es el único que se emplea para cosas como complemento directo, en oraciones especificativas: ‘El asiento que ocupas. La tela que has comprado’. Puede sustituir a «a quien» en complementos directos de persona: ‘Ha venido alguien que no conozco’. En complementos indirectos de cosa, puede emplearse: ‘La mesa a que diste barniz’; pero es preferible emplear «cual» (‘a la cual diste barniz’). Se usa para cosas, como complemento circunstancial, con cualquier preposición, excepto con «sin»: ‘La casa en que vivo. La pluma con que escribes. El libro de que me hablaste’. También puede emplearse para personas con la preposición «de»: ‘El muchacho de que están hablando’; pero con otras preposiciones es insustituible «quien».
Usado sin antecedente y precediendo a un infinitivo en frases como ‘dar que decir, me estás dando que pensar’ se aproxima más que en ningún otro al papel conjuntivo, y se vacila entre acentuarlo o no. En «tener uno que perder», «que» es más un pronombre indefinido (algo que) que un relativo.
«Que» con artículo.— 1.º «El, la, lo, los, las que» es, en realidad, un relativo distinto de «que» y equivale exactamente a «el cual», incluso en los casos en que éste se refiere a personas y sustituye a «quien»: ‘El muchacho al que utilizo para estos servicios. He recibido contestación del señor al que escribí el otro día. La mesa a la que diste barniz’.
2.º Pero, en otros casos, el artículo «el, la, lo, los, las» precediendo a «que» tiene distinto carácter: resulta de la supresión del nombre entre su artículo y una oración de relativo que lo especifica, de la misma manera que, en otros casos, se suprime entre el artículo y un adjetivo, ‘el [hombre] que no conocemos’ o ‘el [hombre] desconocido’, y equivale al pronombre «aquél» en los casos en que éste, para ajustar la frase a la regla que exige que el relativo vaya precedido inmediatamente de su antecedente, representa a éste: ‘Esta cláusula es la que [o aquella que] dio lugar a tantas discusiones’. ⇒ Relativo.
Cuando se trata de personas no hay que suponer ningún nombre elíptico entre «el» y «que» y «el que» equivale a «quien» en función de pronombre indefinido: ‘El que [o quien] no esté contento puede marcharse’.
Este mismo papel tiene «lo que», expresión de uso frecuentísimo que equivale a «la cosa que» y con la que se representa cualquier cosa de género indeterminado, o una oración o un discurso completo: ‘Contó lo que había ocurrido. Vino antes de lo que pensábamos. Lo que me extraña es que no esté aquí ya’. Cuando el verbo de la oración principal es «ser», este verbo puede concertar con «lo que», en vez de con el sujeto de esa oración: ‘Lo que más lee es [o son] libros de filosofía’. A veces, «lo que» equivale a «todo lo que» o «cuanto»: ‘Esto que ves es lo que tengo’.
«Que» precedido de artículo puede desempeñar cualquier papel en la oración, incluso el de complemento con preposición: ‘La forma adoptada es la en que se redactó primeramente el proyecto. Este libro es el de que te hablé’; ahora bien: estas frases, aunque suenan forzadas, se pueden usar y se encuentran usadas; pero con cualquier otra preposición la falta de naturalidad es mucho mayor y tal construcción es inusada; nadie diría, por ejemplo, ‘esta casa es la a que vengo todos los días’ o ‘los papeles perdidos son justamente los sin que no puedo terminar mi trabajo’; y, aún menos, ‘la comida era de las a que no estoy acostumbrado’, ejemplo en que hay otra preposición delante del artículo; en tales casos, para obtener una oración que no resulte forzada, gramaticalmente intachable, si, por haber nombrado ya el antecedente, no se está a tiempo de cambiar la elipsis haciendo que éste se enuncie inmediatamente delante del relativo (en vez de ‘esta casa es a la que vengo...’, ‘Esta es la casa a que vengo...’), no hay otro recurso que emplear «aquel» en lugar de «el»: ‘Esta casa es aquella a que vengo... Los papeles perdidos son justamente aquellos sin los que... Me dieron una comida de aquellas a que...’. Pero este empleo de «aquel» suena afectado y, por lo menos en lenguaje hablado y rápido, se evita, dejando en su lugar precediendo a «que» el artículo «el, la, lo...», pero con la preposición trasladada delante de éste: ‘Estas escenas son a las que estamos acostumbrados. Los papeles perdidos son justamente sin los que no puedo terminar mi trabajo. La plaza que desempeña no es para la que fue nombrado’. Estas construcciones no son gramaticalmente correctas; tomando como ejemplo de referencia el último ejemplo, se observa que, en primer lugar, el antecedente «la plaza» está separado del relativo «la que» por el verbo «es», y, en segundo lugar, que este relativo hace al mismo tiempo de atributo de «es», a pesar de su preposición, y de complemento indirecto de «fue nombrado»; pero son corrientísimas. Sin embargo, en lenguaje escrito e, incluso, en el hablado lento esmerado (conferencias, etc.), es preferible, si no se quiere emplear «aquel», evitar enunciar el antecedente en primer lugar y reservar su enunciado para inmediatamente delante del relativo, como se ha indicado antes: ‘Los perdidos son justamente los papeles sin los que no puedo terminar el trabajo. La que desempeña no es la plaza para que fue nombrado’.
El antecedente de «que» puede ser también un adjetivo o un adverbio precedido de «lo»: ‘No sabes lo difícil que es encontrarle. No me imaginaba lo grande que es esta ciudad. Debieras perdonarle por lo mucho que ha sufrido’. Como se ve, todas estas frases tienen sentido ponderativo. Cuando el antecedente es «mucho», puede suprimirse y, entonces, «lo que» solo sigue teniendo sentido ponderativo, equivaliendo a «cuánto»: ‘No sabes lo que lo siento. Dile lo que se lo agradezco’.
Seguramente guarda relación con la anterior construcción el hecho de que, cuando el antecedente de «que» es un nombre de magnitud, puede también sustituirse por «lo»: ‘No sé exactamente lo que (la distancia, los quilómetros que) hay de Madrid a Toledo. Dime lo que pesas. No sé lo que hace que no le veo’.
Puede ser antecedente de «lo que» «todo» u otro pronombre indefinido: ‘Te traigo todo [o algo de] lo que me has encargado’. Y merecen especial mención los casos en que el antecedente es «nada» u otro indefinido negativo: ‘Nada se hace allí que no sea autorizado por él. Nadie le pide ayuda que sea rechazado’. Puede también emplearse «que» con las preposiciones «a» o «en», con un nombre de tiempo, de lugar o de modo como antecedente, equivaliendo a «donde», «cuando» o «como»: ‘No está en el sitio en que lo dejé. La época en que esto ocurría. La tienda a que me mandaste. La forma en que me lo dijo’. Cuando el antecedente es un nombre de tiempo, puede suprimirse la preposición: ‘Los años [en] que estuvo sin trabajar. El día [en] que tú naciste’. Cuando el verbo es «hacer» usado terciopersonalmente, esa supresión es obligada: ‘Hace tres meses que no sabemos nada de él’. Se discute si es admisible emplear en español, sin incurrir en galicismo, las formas: ‘Es allí que tienes tu obligación. Fue entonces que me di cuenta. Ha sido exactamente así que me lo ha dicho’, o sea, utilizando «que» sin preposición con un adverbio de tiempo, de lugar o de modo como antecedente. No faltan ejemplos, aunque raros, de su uso en el periodismo actual; pero puede decirse que, si bien esta construcción tiene a su favor flexibilidad y ligereza indudables, el oído español la rechaza y, además, no se siente su necesidad, pues es igualmente cómoda la forma castiza con los adverbios «donde, cuando, como»: ‘Es allí donde tienes tu obligación’, etc.
Con verbos de percepción y expresión la construcción con «que» equivale a otra con «qué», o sea, el mismo pronombre en la forma interrogativo-exclamativa: ‘Conozco el plan que [o conozco qué plan] estáis tramando. Dime la dirección en que [o dime en qué dirección] iba’.
El «que» conjunción completiva es también llamada por algunos gramáticos «sustantiva» y podría mejor ser llamada «sustantivante», pues, en efecto, transforma en sustantivas, o sea, en aptas para desempeñar el papel de sujetos o complementos directos expresiones u oraciones enteras.
Las construcciones ‘me alegro de que venga, me conformo con que me deje en paz, lo sé sin que me lo digas’ admiten indistintamente la interpretación de que la conjunción «que» sirve para transformar en conjunción la expresión prepositiva que la precede que la de que sirve para transformar en sustantiva, y, por tanto, en apta para ser afectada por una preposición, la oración subordinada.
El «que» conjunción completiva que introduce un complemento directo puede elidirse; especialmente con verbos de opinión o sentimiento: ‘Siento [que] no hayáis llegado a tiempo’. Pero se recomienda como más elegante la forma completa, y bien sea por tendencia espontánea, bien sea por efecto de esa recomendación, la elipsis de «que» va siendo cada vez menos frecuente y es probable que quede en una moda pasajera.
Con verbos de temor, si la subordinada es negativa y se suprime «que», toda la oración compuesta pasa a tener significado afirmativo: ‘Temo no se presente aquí antes de tiempo’ (tengo miedo de que se va a presentar antes de tiempo).
La oración anterior a «que» puede estar reducida a un gerundio o un participio absoluto: ‘Creyendo que no había nadie... Visto que no veníais...’. A veces, en vez de una oración completa, precede a la afectada por «que» una expresión desiderativa, exclamativa o de aseveración o juramento: ‘Lástima que no hayas podido venir. Ojalá que no sea tarde. Por mi honor que es como digo. A fe mía que estoy arrepentido’. También es frecuente la conversión en oración con «que» de la oración precedida de «seguramente»: ‘Seguramente que no lo sabe’; es menos frecuente con «ciertamente» y no admite esa conversión «probablemente».
En lenguaje coloquial se coloca también detrás de «sí» o de otro adverbio o expresión del mismo significado, como «cierto, seguro, a fe», bien por eufonía, bien para reforzarlas: ‘¡Sí que lo haré!’.
En principio de oraciones interrogativas o exclamativas sin otra anterior a la que se enlacen, implica un verbo de expresión, de mandato o de deseo: ‘¿Que no estaba en casa? ¡Que no puedo! ¡Que vengas pronto! ¡Que Dios te proteja!’. (Los verbos implícitos pueden ser, por ejemplo, «dices..., te digo, deseo, pido»). A veces, esta clase de oraciones, dichas con interrogación y tono suspensivo, expresan duda, negativa o desconfianza: ‘¿Que te invite al cine...? ¿Que tú lo vas a arreglar...?’. Como se ve en los dos primeros ejemplos, el verbo afectado por «que» se pone en indicativo cuando está en pretérito o presente y el verbo implícito es «decir» u otro equivalente. Se usa en exclamaciones de *queja con el verbo en subjuntivo, implicando una oración o una expresión de lamentación antecedente tales como «¡qué triste es!», «¡qué lástima!» o «¡qué desgraciada casualidad!»: ‘¡Que tenga yo que aguantar este insulto...! ¡Que no pueda decirle lo que merece...! ¡Que haya llegado la noticia justamente en estos momentos...!’.
Puede también la exclamación con «que» no implicar ningún verbo antecedente: ‘¡Ay, que no puedo olvidarla! ¡Que me estoy cansando!’; en las cuales el «que» es puramente enfático.
A veces, la oración con «que» en papel de sujeto o complemento directo va precedida de «lo» o un pronombre demostrativo seguidos de la preposición «de»: ‘Eso de que llegó ayer no es verdad. Lo de que tú sabes más lo veremos’.
En estilo familiar o popular se repite «que» delante de la oración principal de una compuesta con «si»: ‘Dile que si no le conviene que lo diga pronto’; antiguamente, por ejemplo en Cervantes, esta repetición era frecuente. Ahora no es tolerada en lenguaje escrito ni siquiera en lenguaje hablado culto.
«Que» en oraciones de complemento directo se sustituía antiguamente y se sustituye todavía en lenguaje popular por «como»: ‘Sabréis como... Dile como mi hermano llegó ayer’. Con el verbo «ver» la oración tiene verdadero significado modal y la sustitución por «como» es no sólo corriente y actual, sino que ha barrido a la misma con «que»: ‘Verás como no viene’, se dice siempre así aunque el significado es ‘verás que no viene’.
Antepuesto o pospuesto «que» al sujeto, se emplea para formar exclamaciones de *deseo: ‘¡Yo que supiera lo que él sabe! ¡Que todo fuera tan fácil!’.
La locución «a [a lo, al, por lo] menos que...» puede quedar reducida a «que»: ‘Por aquí no ha pasado nadie... que yo sepa’.
No todas las preposiciones son igualmente aptas para formar con «que» expresiones conjuntivas; no lo es «contra», pues no suena bien, por ejemplo, la frase ‘yo voto contra que vengan’, en lugar de la cual se dice ‘yo voto en contra de que vengan’.
Véase en «conjunción», la discusión de la legitimidad de las expresiones formadas con un adverbio, la preposición «de» y la conjunción «que»; tales como ‘antes de que, después de que’.
La conjunción «que» tiene cierto poder expansivo por el que, en muchos casos, llena ella sola el papel de otras conjunciones o de expresiones completas, de las que ella formaría parte: ‘No vayas, que [o porque] no lo encontrarás. Nos fuimos antes que [o de lo que] pensábamos. Habla que [o de modo que] nadie lo entiende’. Y también expresiones con las que se inicia un inciso: ‘Si va, que sí irá... (y es seguro que sí irá...). Se acostó de madrugada, que (y eso que) no le gusta trasnochar, por acabar la novela. Bailé, que no sé bailar, por hacer como todos’.
Choque de dos «que».—Son muy frecuentes, por la multiplicidad de usos de «que», los casos en que la construcción lógica de la frase produce la repetición cacofónica de esta conjunción. (V. en «comparación» la manera de resolverlo en frases comparativas como ‘es igual que vaya que que se quede’.) Cuando el encuentro procede de poner en forma indirecta una interrogación, puede suprimirse el «que» conjunción: ‘Me preguntó [que] qué quería’. O bien pueden sustituirse ambos «que» por otra construcción con «que» pronombre relativo: ‘Me preguntó por lo que quería. Le pregunté que qué hora era’ puede cambiarse en ‘le pregunté qué hora era’ o ‘le pregunté la hora que era’.

* * *

que. (Del lat. quid). pron. relat. Con esta sola forma conviene a los géneros masculino, femenino y neutro y a los números singular y plural. Con el artículo forma el relativo compuesto: el que, la que, los que, las que, lo que, que a diferencia de la sola forma que, posee variación de género y número y puede construirse en concordancia con el antecedente. || 2. A veces equivale a otros pronombres precedidos de preposición. El día que (en el cual) llegaste a Madrid. Su Majestad el Rey, que (a quien) Dios guarde. || 3. pron. interrog. Agrupado o no con un nombre sustantivo, inquiere o pondera la naturaleza, cantidad, intensidad, etc., de algo. ORTOGR. Escr. con acento . ¿Qué castillos son aquellos? ¿Qué buscan? No sé qué decir. || 4. pron. excl. Agrupado con un nombre sustantivo o seguido de la preposición de y un nombre sustantivo, encarece la naturaleza, cantidad, calidad, intensidad, etc., de algo. ORTOGR. Escr. con acento . ¡Qué tiempo de placeres y de burlas! ¡Qué de pobres hay en este lugar! || 5. adv. pronom. excl. Agrupado con adjetivos, adverbios y locuciones adverbiales, encarece la calidad o intensidad y equivale a cuán. ORTOGR. Escr. con acento . ¡Qué glorioso que está el heno! ¡Qué mal lo hiciste! || 6. En oraciones interrogativo exclamativas de naturaleza afirmativa o negativa equivalentes a oraciones declarativas de naturaleza negativa o afirmativa respectivamente, desempeña diferentes funciones gramaticales, agrupado con diversas clases de palabras. ORTOGR. Escr. con acento . ¿Qué viene hoy en el periódico? Mucha información viene hoy en él. ¿Qué no se esperará de aquí adelante? Todo se esperará. ¡Qué vale el tener! Nada vale. ¡Qué ha de ser una broma! No es una broma. || 7. conj. Introduce una oración subordinada sustantiva con función de sujeto o complemento directo. Quiero que estudies. Recuerda que eres mortal. Es imposible que lo olvide. || 8. Sirve también para enlazar con el verbo otras partes de la oración. Antes que llegue. Luego que amanezca. Al punto que lo vi. Por mucho que corriese. Por necio que sea. Por muy obcecado que esté. ¡Ojalá que todo salga como tú dices! || 9. Forma parte de varias locuciones conjuntivas o adverbiales. A menos que; con tal que. || 10. U. como conjunción comparativa. Más quiero perder la vida que perder la honra. En frases de esta naturaleza omítese con frecuencia el verbo correspondiente al segundo miembro de la comparación. Más quiero perder la vida que la honra. Pedro es mejor que tú. || 11. Se omite el verbo en locuciones familiares como estas: Uno que otro; otro que tal. || 12. U. en vez de la copulativa y, pero denotando en cierto modo sentido adversativo. Justicia pido, que no gracia. Suya es la culpa, que no mía. || 13. U. igualmente como conjunción causal y equivale a porque o pues. Con la hacienda perdió la honra, que a tal desgracia le arrastraron sus vicios. Lo hará, sin duda, que ha prometido hacerlo. || 14. También hace oficio de conjunción disyuntiva y equivale a o, ya u otra semejante. Que quiera, que no quiera. || 15. Toma asimismo carácter de conjunción ilativa, enunciando la consecuencia de lo que anteriormente se ha dicho. Tal estaba, que no le conocí. Vamos tan despacio, que no llegaremos a tiempo. Tanto rogó, que al fin tuve que perdonarle. Hablaba de modo que nadie le entendía. || 16. Suele usarse también como conjunción final con el significado de para que. Dio voces al huésped de casa, que le ensillase el cuartago. || 17. Precede a oraciones no enlazadas con otras. ¡Que sea yo tan desdichado! Que vengas pronto. Que me place. || 18. Precede también a oraciones incidentales de sentido independiente. ¿Sabreisme decir, buen amigo, que buena ventura os dé Dios, dónde son por aquí los palacios de la sin par princesa doña Dulcinea del Toboso? || 19. Después de expresiones de aseveración o juramento sin verbo alguno expreso, como a fe, vive Dios, voto a tal, por vida de mi padre, etc., precede asimismo al verbo con que empieza a manifestarse aquello que se asevera o jura. A fe, Sancho, que no estás tú más cuerdo que yo. ¡Vive Dios, señor Caballero de la Triste Figura, que no puedo sufrir ni llevar con paciencia algunas cosas que vuestra merced dice! || 20. Con el adverbio no pospuesto, forma una locución equivalente a sin que, en expresiones como la siguiente: No salgo una sola vez a la calle, que no tropiece con algún importuno. || 21. Viene a significar de manera que, en giros como estos: Corre que vuela. Está que trina. Hablan que da gusto. || 22. U. con sentido frecuentativo de encarecimiento y equivale a y más. Dale que dale; firme que firme. || 23. U. tras los adverbios y no para dar fuerza a lo que se dice. Sí que lo haré. No, que no lo haré. || 24. U. también como conjunción causal o copulativa antes de otro que equivalente a cuál o qué cosa. Que ¿qué escudero hay tan pobre en el mundo a quien le falte un rocín? Digo que ¿qué le iba a vuestra merced en volver tanto por aquella reina Magimasa, o como se llama? || 25. Precedida y seguida de la tercera persona de indicativo de un mismo verbo, denota el progreso o eficacia de la acción de este verbo. Corre que corre; porfía que porfía. || pues qué. expr. U. sin vínculo gramatical con ninguna otra, precede a frase interrogativa en la forma, y sustancialmente negativa. ¡Pues qué! ¿ha de hacer siempre su gusto, y yo nunca he de hacer el mío? || pues y qué. expr. U. para denotar que no tiene inconveniente o que no es legítimo el cargo que se hace. || qué. interj. U. para expresar negación y ponderación. || ¿qué tal? loc. adv. cómo (ǁ de qué modo). ¿Qué tal lo has hecho? ¿Qué tal resultó el estreno? || 2. Fórmula de saludo, abreviación de ¿Qué tal estás? o ¿Qué tal está usted?, etc., con que el hablante expresa su interés por la salud, estado de ánimo, etc. del interlocutor. || sin qué ni para, o por, qué. locs. advs. Sin motivo, causa ni razón alguna. || ¿y qué? expr. Denota que lo dicho o hecho por otro no interesa o no importa. □ V. mayor o igual \que, mayor \que, menor o igual \que, menor \que.

* * *

(del l. quem, acusativo de qui)
pronombre relativo Equivale a el, la o lo cual, y los, o las cuales; tiene como antecedente, expreso o callado, un nombre o pronombre y conviene a todos los géneros y números; puede ir precedido de artículo, construcción necesaria en los casos de anfibología.
► Cuando no va precedido de preposición hace el oficio de sujeto o complemento directo y alguna vez de complemento circunstancial de tiempo: el muchacho q. escribe; la casa q. compras; llegaba el día q. salíamos.
► Precedido de preposición hace el oficio de complemento indirecto: el oficio a q. te destinan.
————————
(del l. quid)
conjunción Sirve principalmente para enlazar oraciones sustantivas (enunciativas, desiderativas, dubitativas y de temor) en función de sujeto, complemento directo o de complemento prepositivo (sintaxis): se dice q. no llegarán; deseo q. vengas; temo q. venga; no salgo nunca sin q. le encuentre.
► El verbo de la oración principal se sobrentiende en formas como: q. vengas pronto.
► En oraciones coordinadas puede hacer los oficios de conjunción copulativa: justicia pido, q. no gracia; disyuntiva: q. sea el Rey, q. sea el Papa...; causal: lo hará sin duda, q. ha prometido hacerlo.
► En oraciones adverbiales puede hacer el oficio de conjunción final, condicional, concesiva, comparativa, en correlación con más, menos, mejor, menor, diferente, distinto, etc.; es más bueno q. el pan; consecutiva en correlación con tanto, tan, tal, así, etc.: tal me habló, q. no supe qué responder, y en las formas de modo q., de manera que, expresas o elípticas.
► Deja de pedir verbo en locuciones familiares como: uno que otro; otro q. tal.
► Tiene sentido frecuentativo de encarecimiento equivaliendo a y más en dale q. dale, y denota el progreso y eficacia de la acción del verbo en corre que corre.
► Llevando como antecedente una preposición, adverbio, participio u otra palabra o grupo de palabras, forma parte de muchos modos conjuntivos: antes que, después que, etc.

Enciclopedia Universal. 2012.

Mira otros diccionarios:

  • Que — (chinesisch 闕 / 阙 què) sind in der Architektur des alten China an beiden Seiten eines Palasttores bzw. einer herrschaftlichen Residenz befindliche, symmetrisch angeordnete Wachttürme bzw. Vortürme. Sie standen auch vor den… …   Deutsch Wikipedia

  • Que Vo — Quế Võ Huyện Quế Võ Pays Viêt Nam Statut administratif Comté …   Wikipédia en Français

  • QUE — or que may refer to: *A freestanding gate tower in Chinese architecture *A graphic/web request listing usually found on company intranets *An informal abbreviation for Quebec *An alternate spelling of Quwê, an Assyrian vassal state or province at …   Wikipedia

  • Que — Que, n. [Cf. 3d {Cue}.] A half farthing. [Obs.] [1913 Webster] …   The Collaborative International Dictionary of English

  • Que Vo — ( vi. Quế Võ), is a district ( huyện ) of Bac Ninh Province in the Red River Delta region of Vietnam …   Wikipedia

  • QUE — Pronom relatif des deux genres et des deux nombres servant de régime au verbe qui le suit. Il s élide devant une voyelle. Celui que vous avez vu. Les gens que vous avez obligés. La personne que vous connaissez. Les espérances que vous lui avez… …   Dictionnaire de l'Academie Francaise, 7eme edition (1835)

  • Que — Outil interrogatif En grammaire, un outil interrogatif est une catégorie de mot outil servant à marquer : soit une phrase interrogative, c est à dire, une interrogation directe (suivie d un point d interrogation, donc) : Paul viendra t… …   Wikipédia en Français

  • QUE — Pronom relatif des deux genres et des deux nombres , servant de complément au verbe qui le suit. L’e s’élide devant une voyelle ou une h muette. Celui que vous avez vu. Les gens que vous avez obligés. La personne que vous connaissez. Les… …   Dictionnaire de l'Academie Francaise, 8eme edition (1935)

  • Quế Võ — 21° 07′ 59″ N 106° 10′ 01″ E / 21.133, 106.167 …   Wikipédia en Français

  • Qué! — Infobox Newspaper name = Qué! caption = type = Daily free newspaper format = Tabloid foundation = 2005 ceased publication = price = Free owners = Vocento publisher = editor = Factoría de Información chiefeditor = Ana I. Pereda assoceditor = Pedro …   Wikipedia

  • Que — abbreviation Quebec …   New Collegiate Dictionary


Compartir el artículo y extractos

Link directo
Do a right-click on the link above
and select “Copy Link”

We are using cookies for the best presentation of our site. Continuing to use this site, you agree with this.